jueves, 5 de marzo de 2015

Llega un momento en la vida en donde las responsabilidades son muchas, donde se deja de ser una niña para empezar a ser una mujer, donde el stress se apodera de tu mente, donde muchas cosas rondan en tu cabeza sin que te des cuenta, y es ahí donde muchas veces se llega al colapso. Me siento en esa situación y solamente quiero relajar mi mente, volver a mi lugar zen. Ser la propia geisha de mi interior, satisfacer mis necesidades, acudir a mis caprichos, complacerme, esforzarme para llegar a ser quien realmente quiero, y sobre todas las cosas, poner disciplina para que eso suceda. Tomarme las cosas con un poco menos de seriedad y disfrutar esos pequeños momentos que me da la vida. Amo profundamente mi ser y poder haber llegado hasta este lugar sin traicionarme, quizá... un poco me desvié de mi camino, pero ¿Quién no lo hizo? Ese es el camino de la vida, el de prueba y error constante. Siento que en esta etapa de mi vida, debería enfocarme mas en ciertos aspectos, y no tanto en los que quizá nublan mi vista, tener esa delicadeza y esa fortaleza característica de las geishas, el servicio, la voluntad, las ganas, pero sobre todas las cosas, la belleza infinita de un ser, no solo estético sino espiritual, empezar a borrar todas las manchas negras de a poco, recuperar mi camino de fe y de paz interior, excavar en lo mas profundo de mi mente y espíritu para recobrar las ganas de ser ese humano, ese maravilloso ser de luz que en algún momento pude ser. Amarme a mi misma y también amar a los demás, servir y servirme como ser de luz, como ser espiritual, alinear mis chakras, convivir con el karma, y sobre todas las cosas... ser el ying ideal de mi yang, ese yang que tanto amo, esa noche que complementa mi día, ese amor que complementa mis angustias, apoyarme en el, en mi complemento espiritual, en todo lo que me reconforta, el lugar donde puedo descansar sin miedo, donde escuchar sus latidos mientras duermo puede hacerme elevar al nirvana sin otra dificultad, ese ser de luz que logro sacarme del peor lugar donde puede estar una persona, y a pesar de todo el mal que pude hacerle en algún momento, sigue firme a mi lado, sigue complementando mi espíritu y haciéndome sentir afortunada. El, mi emperador, y yo, su infinita geisha. Contemplar las flores de cerezo en las épocas de primavera, caminar por festivales, entregarle diariamente el amor que siento por el. El emperador de mi corazón, del alma que llevo conmigo, el hilo rojo de mi destino siempre estuvo atado a el, ese hilo mítico que en realidad existe. Pasamos por tantos hilos que eran falsos, por tantas madejas que nos enredaron, pero al final, pudimos unirnos al final del camino y no separarnos. Nunca se cortó. nunca se enrredó y es el día de hoy que puedo dar fe que la realidad es esta. Debo relajarme, estar mas cerca de mi emperador, convertime en la geisha de sus sueños, en la geisha que yo, realmente quiero ser. Felicidad

No hay comentarios:

crazy!!

wiii

Myspace Comments, Glitter Graphics at GlitterYourWay.com

shine

tomate la vida con COLORES

TE AMO